TIPOS DE CUBREBOCAS FRENTE AL CORONAVIRUS


Ante el brote del coronavirus las autoridades de salud internacionales han emitido algunas recomendaciones entre las que están el uso de mascarillas protectoras o cubrebocas para evitar el contagio de esta epidemia. Anteriormente ya habíamos analizado las diferencias entre un cubrebocas o mascarilla quirúrgica y un respirador desechable o mascarilla protectora desechable, pero ante esta situación no esta de más recordar un poco y ahondar en el tema nuevamente.



Cubrebocas o mascarilla quirúrgica 
Son usados por la población en general y pueden ayudar a bloquear las gotitas más grandes de partículas, derrames, aerosoles o salpicaduras, que podrían contener microbios, virus y bacterias, para que no lleguen a la nariz o la boca. 

Pero los cubrebocas no crean un sello hermético contra la piel ni filtran los patógenos del aire muy pequeños, como los que son responsables de enfermedades de transmisión aérea. 

Es importante que el cubrebocas proteja también la nariz. Muchas personas únicamente cubren sus bocas, pero el propósito de esta herramienta es proteger las vías respiratorias en su totalidad. 

Pero ¿son realmente eficaces? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja cubrirse la boca y la nariz en caso de tos y estornudos, y son indispensables para los enfermos a fin de limitar los riesgos de contaminación. 

Al no estar totalmente pegadas a la cara, dejan pasar aire sin filtrar y se puede inhalar el virus. 

Los expertos nos dan más recomendaciones: 

  • Después de algunas 5 o 6 horas deben ser cambiadas, o si está roto o se humedeció.
  • Hay que utilizarlo lo más ajustado posible. 
  • Lavar las manos antes de ponerlo y quitarlo. 
  • Evitar estar poniendo y quitando constantemente el cubrebocas. 

Respiradores desechables 

Se aconseja también el uso de respiradores desechables compuestas de una pieza facial y un dispositivo de filtración de aire y una vida útil mayor, categorizados como N95 o FFP2. 

Este tipo de respirador es utilizado principalmente por personal de salud. 

A diferencia de los cubrebocas, los N95 están diseñados con filtro de carbón activado específicamente para proporcionar protección respiratoria al crear un sello hermético contra la piel y no permitir que pasen partículas que se encuentran en el aire, entre ellas, patógenos. 

La designación N95 indica que el respirador filtra al menos el 95% de las partículas que se encuentran en el aire, incluidas las más finas conocidas como PM 2.5. 

Diferencias entre un cubrebocas y un respirador 

El cubrebocas y los respiradores cumplen funciones diferentes y no ofrecen los mismos tipos o niveles de protección, las mascarillas quirúrgicas son generalmente desechables, holgadas y no se ajustan herméticamente al rostro. Tampoco han sido diseñadas para captar un gran porcentaje de pequeñas partículas. 

Pero ¿funcionan las mascarillas? Depende. 

Todos los virus son lo bastante pequeños como para atravesar la clásica mascarilla médica que se ajusta con una liga. Pero por lo general, los gérmenes no se extienden por el aire de uno en uno. En lugar de eso, los virus pasan de una persona a otra en pequeñas gotas expulsadas al toser o estornudar. Esas gotas caen en manos o en otras superficies, donde otros las tocan antes de llevarse la mano a los ojos, la nariz o la boca. 

Los cubrebocas y las mascarillas pueden bloquear las gotas grandes de una tos o un estornudo. Además, una persona con mascarillas no puede tocarse la nariz y la boca. Eso puede impedir que el usuario se contagie de gérmenes que alguien enfermo ha dejado en otras superficies. 

Las mascarillas y los cubrebocas son una forma de precaución, mientras los científicos trabajan para determinar cómo se contagia exactamente el nuevo virus. 

Pero sigue siendo difícil prevenir eficazmente contra el nuevo coronavirus, pues hay pruebas de contaminación de persona a persona, pero que aún no permiten saber si se propaga por aire o por contacto. 

La mejor forma de evitar contagiarse del nuevo virus es: 

  • Lavarse las manos con agua y jabón. 
  • Si no hay agua y jabón disponibles, utilice un desinfectante para manos basado en alcohol. 
  • Utilizar pañuelos de un sólo uso para prevenir la propagación del nuevo coronavirus. 
  • Son los mismos consejos que para evitar el resfriado y la gripe común.

Con información de:



Comentarios